Literatura

con Soraya García

En un libro aprendí que ser poeta es una forma de vida, y que tiene más que ver con profundizar que con acumular, es más un minero que un albañil. 

Que caminar es leer un trozo de terreno, descifrar un pedazo de mundo.

En un libro aprendí que los árboles saben que ya es primavera porque pueden contar la noche.

En un libro aprendí la forma de escapar del infierno: buscar y saber reconocer quien y que en medio del infierno no es infierno, y hacer que dure y darle espacio.

Que como somos hierba, crecemos de noche, eso me lo dijo José Luis Sampedro una tarde de verano que hacía muchísimo calor.

En un libro aprendí que quien ha conocido en este mundo la alegría no podrá morir nunca.

Todos somos o poetas, o poemas, esta es nuestra relación con la literatura, tenemos pues la oportunidad y la obligación de expresar el mundo y los sentimientos que produce el estar vivo.

 

La Literatura como la Música o la Pintura, el Cine... es una escalera para acceder a nuestros sueños como dice Juan Carlos Mestre. Una forma de autoconocimiento. Los libros son sobre cualquier otra cosa un placer; felicidad. Leemos para aprender, para aliviar la soledad, para viajar, para reír, y si no has sentido eso es simplemente que no has encontrado tus libros, tus autores, esos que hablaban de ti, que escribieron para ti hace cientos de años, o lo están haciendo ahora mismo.

 

Si quieres pasear por las mejores historias que se han inventado

Si quieres encontrar tu propia forma

Si quieres descubrir cosas que no sabías, o que no sabías que sabías

Si necesitas un refugio, un té, un lugar donde leer y escribir

Si te atreves a ser patito feo para encontrar al cisne

Si tienes deudas de amor hacia las grandes obras, que de tanto admirar te han asustado

Entonces, este es tu taller.

Si no lo haces tú ¿Quién lo hará?

Si no es ahora ¿Cuándo?

 

Sus alumnos dicen:

"Pedazos de Soraya"
Puede verlo todo
La costumbre del mar mueve su mano
Lleva zapatos que no resvalan
Y espera contra la muchedumbre islas como ella
Se abre su casa
Como las amapolas
Pabellon de perdidos
Trae
Las palabras mágicas: -Eres,eres

 

Macarena Regueiro,

actriz, directora y dramaturga

 

 

Un relato, una frase o una carta, pero nunca te debe faltar un gran poema. Poesía que nace de la sabiduría y experiencia de una bella mujer. Ella dice que todas las personas necesitamos encontrar nuestro poema. Eso a lo que acogernos y tirar de ello cuando las fuerzas nos flaqueen. No te irás sin disfrutar de un rico té y unas lindas palabras. Conversaciones de paz y mucha poesía. Incansable y con multitud de recursos a su alcance, si necesitas armonía ya sabes dónde encontrar tu guarida.

 

Tomás Cabané,

director y dramaturgo

 

Recibir clases de Soraya García, es aprender de la vida, redescubrirte y dejar volar tu imaginación.Ser partícipe de sus clases significa montarte cada día en un viaje lleno de libertad, dejar que tus sentimientos afloren y sentir como toda tú te envuelves en bellos escritos, letras que no paran de hablarte y no hay palabras en el lenguaje para describir la bondad y positivismo con el que te enseña Sory...

Gracias por abrirnos estos mundos tan preciados.

 

Inma Garzía,

actriz
 

 

No son clases al uso.

No, eso para nada.

Las mañanas de literatura con Soraya son aprender de todo aquello que nunca me propuse mirar, leer, conocer, sin siquiera darme cuenta y entusiasmarme aun mas con lo que me llena de vida.

Son más bien un viaje que emprendes de su mano. Y aun sin estar en su mesa, tan solo andando por la calle, cogiendo un tren, o tomando una cerveza con un amigo, esas conversaciones, esas lecturas me enriquecen constante y sutilmente.

Aprender a verme a gusto, aprender a querer las palabras de mis libretas tal cual brotan de mi mano y entrañas, reaprender a mirar y leer, una delicia, una autentica maravilla. Conocer a Soraya fue un regalito de vida, decidir ir a sus "clases" un ACIERTO, sin duda.

 

Almudena Puyo,

actriz
 

Para mí el espacio de literatura con Soraya es un lugar de encuentro con uno mismo, con los libros, con las frases, con la palabra. Sabe detener el tiempo para darle tiempo al autor, a su intención de contar, de expresar; para relacionar cada idea con una vivencia propia.

Un aprendizaje por descubrimiento.

Soraya no da clases, recibe lo que cada uno ha interpretado de cada texto o ha creado a través de la escritura, orientando y ayudando a colocar cada punto, cada espacio con esa ternura y sensibilidad que hace que quieras seguir creando; parando el tiempo para observar, escuchar, olfatear, tocar, escribir y leer.

Soraya personifica al autor y al alumno, y hace que la literatura no sea una asignatura sino el medio para poder poner cada emoción, cada sentimiento en un lugar encima de una línea o de una hoja en blanco.

 

Sofía Cano,

actriz

 

 

Si quieres probar una clase, puedes ponerte contacto con nosotras en: laconocidaproducciones@gmail.com